jueves, febrero 19, 2009

¿Qué es el Protocolo Familiar?

El Protocolo Familiar es el documento en el que una familia empresaria pone por escrito las normas que regirán la relación de la familia con la empresa. Los protocolos familiares tratan temas de muy diversa índole, aunque los principales suelen ser:

Declaración de los principios, valores y objetivos de la familia en tanto que empresaria.

Reglamentación del acceso de los miembros de la familia a puestos de trabajo en la empresa.

Reglamentación de la retribución a los empleados familiares.

Reglas de compra-venta de acciones, pactos de sindicación, método de valoración o restricción de venta a no familiares.

Establecimiento de los foros de comunicación formales de la familia (Consejo de Familia y reuniones familiares).

Reglas o recomendaciones para la resolución de conflictos.

Estrategia de formación de los familiares y accionistas.

Para entender qué es un protocolo y por qué es importante se suele comparar con la Constitución de un Estado. En este documento, diversos entes formalizan sus relaciones con el objetivo de reducir sus conflictos, creando una única entidad. Un Protocolo Familiar, por su parte, hace lo mismo en la familia empresaria, expresa la voluntad de la familia para las generaciones futuras y crea una base de confianza en el seno familiar que guiará la distribución de los recursos.

Este documento ayuda a aclarar las expectativas de todos para que los familiares y las generaciones futuras no se encuentren con problemas para interpretar la voluntad de la familia sobre los aspectos regulados, y tengan además la seguridad de saber qué pueden esperar del negocio y cómo pueden participar en él.

Ejemplo: Valores declarados de la empresa familiar Lego

Creatividad: la creatividad está basada en la autoexpresión y el poder de decisión del individuo en una manera libre y abierta.

Imaginación: la imaginación implica ideas infinitas, con posibilidades ilimitadas donde la creatividad es el motor.

Aprendizaje: adquirir conocimientos para toda la vida mediante el juego con espacio para una realización personal.

Diversión: participar de manera activa en el juego y descubrir los placeres de la creación.

Calidad: mantener la calidad de los productos, los valores éticos y las consecuencias de nuestros actos, de manera que la credibilidad y la confianza sean duraderas.


Originalmente publicado en el libro “Manual de la Empresa Familiar”, publicado por el Foro de la Empresa Familiar de las Cámaras Vascas (Eusko Ganberen Familia Enpresaren Erakundea), País Vasco, España, 2008.